Turismo

Monumentos

Monasterio cisterciense de Santa María de Santa Fe

Monasterio cisterciense de Santa María de Santa Fe
Localización
Carretera de Valencia, 50012, Cadrete

Ver en el plano

Cronología

siglo XVIII

Uso actual

Parte destinada a viviendas y parte en ruinas

Estilo

Barroco, Neoclásico

Más Datos

Interés Monumental (BIC)Documento pdf

Descripción

Patrimonio Cultural Aragonés. Bien Interés Cultural

El monasterio cisterciense de Santa Fe de Huerva, es una construcción barroca datada en el siglo XVIII.

El primitivo monasterio de Santa Fe se asentó en terrenos cercanos a la localidad de Alcolea,dependiente de la diócesis de Lérida, junto a la ribera del Cinca, y fue fundado con el título de Fons Clara. Era ésta una filial de la abadía francesa de Bonnefont, al suroeste de Francia, siendo el responsable de su fundación en tierras hispánicas el rey Jaime I el Conquistador, hacia el año 1223-1236. Pronto esta primera fundación fue creciendo favorecida por las donaciones de los habitantes de la comarca, que permitieron su desarrollo durante aproximadamente un siglo, momento en el que los monjes se vieron obligados a abandonar el lugar presionados por el bandolerismo creciente en la zona. Su traslado hacia 1341-1343 a las cercanías del Huerva, fue patrocinado por el entonces gobernador de Aragón, D. Miguel Pérez Zapata y su hermano Rodrigo, que fundaron el nuevo monasterio junto a una ermita dedicada a Santa Fe, entre las localidades de Cuarte y Cadrete. El progresivo crecimiento de las propiedades de la comunidad religiosa permitió dedicar los terrenos a la agricultura.

En el siglo XIX, el monasterio fue desamortizado, pasando a propiedad particular.

En 1981 el arquitecto Ángel Peropadre llevó a cabo la restauración del cenobio.

Destaca al exterior por su inmensa y robusta fábrica, realizado en mampostería de yeso con encintados de ladrillo y con ladrillo de aparejo a tizón.

La iglesia, iniciada en 1774, es de planta basilical de tres naves, más alta la central, con sólidos contrafuertes

y crucero almenado que se cubre con gran cúpula de ocho paños sobre tambor octogonal en el que se abren vanos adintelados y rematados en frontón, flanqueados por columnas rematadas en hileras. La fachada de los

pies es muy sobria, con torre en el lado derecho y hastial rematado en frontón, lo mismo que las brazos de crucero y la cabecera. La torre es de tres cuerpos,

edificado en ladrillo sobre basamento de mampostería.

En el interior destaca la decoración de rocallas ejecutadas en yeso de los óculos que decoran la nave central.

En una cartela se fecha (1797) la puerta de entrada al recinto murado del monasterio. Está construida en ladrillo y consta de dos cuerpos; en el segundo cuerpo con un relieve ejecutado en yeso, enmarcado por un óvalo, se encuentra una representación de temática asuncionista.