Movilidad

El Ayuntamiento define puntos para estacionar patinetes y bicicletas en el Casco Histórico

15/02/2019.

Darán servicio tanto a vehículos de movilidad compartida como a bicicletas particulares


En una primera fase, serán 38 puntos, prácticamente todos ellos en la calzada

El Ayuntamiento de Zaragoza ha comenzado la instalación de 38 puntos de estacionamiento para movilidad compartida en el Casco Histórico, con objeto de ordenar el estacionamiento de los vehículos de movilidad compartida que desde hace unos meses están operando en nuestra ciudad, en particular los patinetes eléctricos y las bicicletas sin estación.

En una primera fase, estos espacios serán de uso preferente para aparcar este tipo de vehículos, y se va a instar a las empresas operadoras a que promuevan entre sus usuarios el uso de estos espacios, además de los aparcabicis ya existentes. El despliegue ha sido coordinado desde la Junta de Distrito del Casco Histórico, con participación de técnicos, pleno y comisión de la Junta. En la selección de las ubicaciones para estos primeros 38 puntos, los técnicos de Movilidad y del distrito también han contado con la colaboración de la empresa Mobike, que ha asesorado acerca de los puntos más demandados por sus usuarios.

 

La intención del Ayuntamiento es observar la evolución en el uso de estos espacios para, en una segunda fase, restringir el aparcamiento de vehículos de movilidad compartida sin estación en el Casco Histórico, de modo que en este distrito sólo puedan estacionarse en estos puntos y en los aparcabicis. También se contempla la posibilidad de que esta medida se extienda posteriormente a otros distritos de especial protección, bien por su carácter patrimonial o comercial, o por presentar un riesgo de saturación del espacio urbano. De hecho, en las condiciones establecidas por el consistorio para otorgar licencias a sistemas de patinete compartido ya se prevé esta restricción.

La mayoría de estos puntos se ubicará en la calzada, eliminando otras tantas plazas de aparcamiento de automóviles, en línea con la intención expresada por la concejala Teresa Artigas de que "los sistemas de movilidad compartida deben contribuir a la reducción del uso del coche". Todos ellos estarán situados junto a pasos peatonales para mejorar la visibilidad de éstos, tal como hace tiempo se viene haciendo con aparcamientos de motos y bicicletas. El resto se ubicará en puntos sin tránsito peatonal, ya que uno de los objetivos es precisamente eliminar el estacionamiento indiscriminado de estos vehículos en aceras.

El diseño de muchos de estos puntos de estacionamiento incorporará barras de sujeción, que tendrán una doble función: por un lado, mejorar la estabilidad de patinetes y bicicletas compartidas que se estacionan sin amarrar; y por otro, permitir el uso de estos espacios para bicicletas particulares, que sí se aparcan con candado. De este modo, según indica Artigas, "se fomenta una simbiosis positiva entre la movilidad compartida y la bicicleta particular, pues ambas ayudan a mejorar la ciudad".