Noticias

RSS PodcastSin entrar en la Web del Ayuntamiento conozca las últimas noticias, elaboradas por la Dirección de Comunicación

El Ayuntamiento de Zaragoza desgrana las actuaciones para garantizar la estabilidad y posterior remodelación de la plaza de Salamero

16/07/2020.

Las obras de seguridad y descarga de la plaza durarán hasta septiembre e implicarán salvaguardar el mayor número de árboles, sobre todo once olivos y varias moreras, y que no supongan un riesgo grave para la estructura


Tras la fase de estabilización de la plataforma, podrán terminar los trabajos técnicos que analizan la situación de la plaza y proponer soluciones que se acometerán con un proyecto de reforma del espacio

 

 El Área de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza ha presentado esta mañana el cronograma de actuaciones que se acometerán en las próximas semanas en la plaza de Miguel de Salamero tras el fallo de la plataforma superior el pasado mes de enero y ante la necesidad de tomar acciones para preservar la seguridad de la estructura, con el objetivo futuro de proyectar un nuevo espacio urbano. 

"Ha sido una situación sobrevenida que además se ha dado en un momento de crisis sanitaria donde no era posible realizar algunas actuaciones por el confinamiento y las restricciones derivadas del Estado de Alarma, pero desde el Ayuntamiento hemos actuado con celeridad, salvaguardando en todo momento la seguridad y con la idea de hacer de este problema una oportunidad para devolver a la plaza de Salamero el sitio urbanístico y ciudadano que merece", ha apuntado el consejero de Urbanismo y Equipamientos del Ayuntamiento de Zaragoza, Víctor Serrano, quien ha vuelto a pedir "disculpas y comprensión a vecinos y comerciantes del entorno por las molestias derivadas".
 
TRABAJOS REALIZADOS
Tal y como ha repasado Serrano, el pasado 28 de enero de 2020 se detectó una patología puntual en la zona de la cubierta sobre tres pilares del parking y se encargaron ese mismo día unas obras de descarga focalizada en el punto de rotura del forjado que fueron acompañadas de un informe del Servicio de Parques y Jardines sobre el arbolado exterior y la poda localizada. De este modo, la concesionaria del parking elaboró un informe técnico preliminar para conocer la situación de la estructura que finalizó el 27 de febrero y otro complementario cuyas conclusiones se conocieron el 19 de marzo. 
 
Ante el análisis de estos datos, el Área de Urbanismo elaboró su propio peritaje técnico municipal que derivó en la contratación por emergencia de una consultoría externa para analizar los motivos, la situación y las posibles soluciones al fallo de la estructura de una forma global. Tras la primera inspección llevada a cabo por esta empresa consultora, con acreditada solvencia técnica a nivel internacional, se determinó que, por motivos de seguridad, antes de seguir avanzando en las tareas de auscultación de la infraestructura, se debía de proceder a realizar unas obras de aseguramiento del aparcamiento, evitando así un posible fallo estructural. De tal modo, Urbanismo contrató a finales de junio unas obras de emergencia para garantizar el aseguramiento que han venido desarrollándose estas dos primeras semanas de julio y que continuarán a lo largo del verano. 
 
Por tanto, la ejecución de las actuaciones se divide en dos fases. En esta primera fase de aseguramiento, que se prolongará hasta septiembre de 2020, se están ejecutando las obras necesarias para garantizar la estabilidad de la estructura, lo que implica el apuntalamiento del interior, la descarga de la plaza exterior y el consiguiente traslado factible de los árboles de su superficie, todo ello bajo la coordinación de una comisión técnica en la que están presentes las distintas áreas municipales afectadas, los técnicos que desarrollan los informes, la contrata encargada de las obras y la concesionaria de explotación del parking subterráneo de la plaza (Indigo). Después, en torno a septiembre, una vez realizadas estas acciones y cuando se pueda ir finalizando el peritaje técnico externo que indique causas, estado actual y posibles soluciones, comenzará una segunda fase para avanzar en una reforma integral de la plaza y su entorno.
 
FASE DE SEGURIDAD
Dentro de la primera fase mencionada, durante las dos primeras semanas de julio se ha procedido a ejecutar acciones en el interior del parking que han ido encaminadas al afianzamiento de la estructura (apuntalamiento), empezando por la zona donde se habían detectado los primeros fallos. Dado que esta acción puede hacer variar las condiciones de trabajo de la estructura (losa), se decidió, como medida de seguridad cautelar adicional, el cierre del tráfico del vial de la plaza junto al número 14, entre la calle de la Morería y la estación de bicicletas allí situada. Es el tramo de calle que discurre por encima del estacionamiento subterráneo, por lo que se consideró, a través de la comisión técnica de seguimiento, retirar los vehículos estacionados, cortar el tránsito y anular la estación de BiZi allí situada. Asimismo, se dio traslado al puesto de flores ubicado en la superficie a otro quiosco de la plaza de Basilio Paraíso.
 
En los próximos días, los trabajos van a continuar en el interior del parking con el apuntalamiento del resto de la superficie que soporta la plataforma y la descarga del peso exterior que afecta a la estructura, tal y como se aconsejó en el informe de seguridad emitido por Intemac, mediante maquinaria ligera. Esto va a suponer la eliminación de los parterres, adoquines, mobiliario público, alumbrado y otros elementos para aligerar la carga y asegurar el forjado. No obstante, dado que la superficie afectada tiene en su exterior una treintena de árboles de diferentes tipologías y los informes técnicos requieren su retirada, se solicitó un informe al Servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Zaragoza con el objetivo de salvarguardar el mayor número de ejemplares.
 
ÁRBOLES DE LA PLAZA
En el seno de la Comisión Técnica, el Servicio de Parques y Jardines informó de que "para paliar los efectos de rotura del forjado en el aparcamiento en Plaza de Salamero" y haciendo referencia al artículo 13 de la Ordenanza Municipal de Protección del Arbolado Urbano, "los árboles que podrían removerse y son susceptibles de ser trasplantados con más posibilidades de supervivencia y a un coste asumible son los ejemplares de morera y olivo". 
 
En concreto, los once olivos de la plaza "son una especie que soporta podas severas y el trasplante, con un porcentaje de supervivencia por encima del 90%, siendo además una especie de gran valor económico", según los técnicos. No obstante, en cuanto a las moreras, "su posibilidad de supervivencia es menor que en el caso del ejemplar de sustitución", según los informes de Parques y Jardines, si bien se ha propuesto un estudio de alternativas a su retirada. Desde el consistorio, de cualquier manera, se quieren tomar las medidas necesarias para salvaguardar el mayor número de ejemplares, tomando las medidas técnicas y viables posibles.
 
Con estas condiciones y siguiendo instrucciones del informe emitido, los ejemplares que puedan ser trasplantados serán tratados in situ, delimitando un área de protección y manteniendo condiciones de humedad en el terreno, hasta el momento en que, de acuerdo con las normas tecnológicas de Jardinería y Paisajismo llegue la época adecuada para proceder a retirar a un vivero estos ejemplares, la cual será la segunda quincena del mes de agosto; requiriendo unas operaciones previas de poda y limpieza y delimitación y tratamiento del cepellón. 
 
FUTURO ANTEPROYECTO
El objetivo de Urbanismo, en coordinación con el resto de las áreas municipales involucradas, es finalizar todas estas actuaciones en el mes de septiembre, lo que permitirá a su vez continuar y acabar la labor de inspección y auscultación de la estructura, para determinar su estado y los condicionantes para su futuro diseño.
 
Una vez conocida la realidad de la estructura y posibles soluciones, comenzará la preparación del anteproyecto para reformar la plaza de Miguel de Salamero, cuyo proceso se quiere aprovechar para revitalizar esta céntrica zona y adecuar su diseño a las demandas de movilidad, arquitectura y urbanismo que se exigen en un modelo de ciudad del siglo XXI.